Tendencias

El patinete eléctrico: práctico y a la vez, enemigo público.

El patinete eléctrico es un gran invento.

¡Veamos sus características!:

Es ligero y ofrece agilidad en tus desplazamientos. Superas atascos fácilmente.

Es respetuoso con el medio ambiente porque no combustiona. Funciona con una batería recargable..

Renta su uso porque la velocidad es factible. Tiene capacidad para circular a unos 30-40 kms/h. Un buen amigo ya ha trucado el suyo, no me digas como y pasa de 45kms/h. Es verdad que el trayecto que recorre es largo y discurre por vías lo suficientemente anchas como para ser respetuoso con los viandantes. El decreto que regula el uso de los patinetes eléctricos en la ciudad de Palma y en su punto 3 limita, su potencia y restringe la velocidad en tres casos a 10, 15, 20 y máximo 30 kms/h, según la zona por la que se transite.

Autonomía. Cada vez los fabrican con mayor capacidad de recorrido. Entre 60 y 110 kilómetros. Cargan con una batería de 60 voltios y tienen dos regímenes de abastecimiento de energía eléctrica: carga rápida (6-7 horas) y carga estándar  (9-10 horas) con modo económico que alarga en torno al 10% la autonomía.

Afrontan las pendientes con fuerza. Pueden llegar a generar más de 3000 W de potencia. Una velocidad horquilla de velocidad suficiente en principio para este medio de dos o tres ruedas. En Palma el tope está fijado en 1kw (1000 W). Apartado 1 del decreto.

Es un medio funcional y te permite ganar tiempo en tus maniobras.

Puedes ir a cualquier parte con él.  Siempre hay un almacén o habitáculo para dejarlo aparcado mientras trabajas, haces tus compras o una realizas una visita. Ideal para personas cuyo trabajo es moverse por la ciudad y por grandes superficies como parques temáticos, hipermercados, grandes naves, puertos y aeropuertos. Su funcionalidad es indiscutible por el escaso espacio que necesita para circular. Nadie duda de las bondades y del acierto de este medio.

La controversia surge cuando no pocos usuarios del patinete eléctrico circulan de forma inadecuada por la vía pública y:

Zigzaguean por las aceras, aunque sea a poca velocidad, entre los viandantes poniendo en peligro su seguridad.

Circulan por las aceras y la calzada a lo loco,  contraviniendo cualquier normativa. No respetan pasos cebra, ni semáforos. Son muchos los usuarios que circulan en dirección contraria, sin ningún tipo de luz o prenda distintiva que te permita verlos de cerca y reaccionar adecuadamente cuando circulas en coche, furgoneta, autobús o camión.

El pasado mes de noviembre paseando por el centro de Palma, un usuario de este ágil medio conocido como patinete eléctrico, o patinete para los amigos, casi me arrolló en pleno paso de peatones. Iba a cruzar por un paso de cebra cuando el kamikaze tomó la curva a lo Marc Márquez. Ante mi apelación a la prudencia, me insultó gravemente. En aquel momento me tuve que aguantar porque si lo derribo aun me hubieran sancionado a  mi.

Hay normas para circular por la calzada. Usuarios del patinete eléctrico que constituyen por su inadecuada conducta, un enemigo público.

Me permito recordar que el código de circulación establece los conceptos de dirección, sentido, límites de velocidad, señales de precaución en zonas donde hay centros escolares y entornos residenciales. No hablemos de señales de detención y parada, etc…Al no haber tenido que obtener una licencia de conducción para este medio pueden ser muchos los usuarios que constituyen un peligro potencial.

Está claro que quienes circulan en patinete por la calzada a su libre albedrío no son conscientes de la gravedad que puede revestir sufrir un impacto. Motocicletas, camiones, coches, furgonetas, autocares y buses…Parece que olvidan que en caso de accidente el chasis son ellos.

Las aceras como espacio sensible para sus usuarios legítimos.

Legalmente se les considera VMP, vehículos de movilidad personal. Por tanto y en función de la descripción del artículo 2 del decreto 11318/2019 de 6 de junio sobre la regulación para la circulación de este tipo de vehículos, reza literalmente que: (Haz click sobre la imagen y se ampliará)

Al final de este post adjunto enlace al BOIB 13/6/19.

Está claro que de una manera o de otra y atendiendo a los puntos expuestos, no hay una razón suficiente de usuarios que justifique referir en general, una utilización correcta de este medio. Como siempre, esta queja y las restricciones adicionales que puedan sobrevenir por las múltiples molestias que ocasionan los conductores imprudentes, acaban yendo en detrimento de quienes hacen un uso correcto.

En las aceras es dónde los usuarios contemplados por la ley para hacer su uso tienen el mayor temor.

No se sienten seguros y con razón. Es dónde ocurren la mayoría de accidentes en que los usuarios de patinete eléctrico son imprudentes.

Las aceras no están pensadas para circular en patinete eléctrico. Ni en bicicleta. Ni rápida ni lentamente. No vale darle a la campanilla y hacer ring-ring para pedir paso. Ni enfadarse si el viandante no se aparta porque no tiene ninguna obligación de hacerlo. La prioridad la tienen los, peatones, los viandantes.

Mentalícense y dejen de poner en peligro la seguridad de la gente.

Por las aceras circulan personas mayores, personas con discapacidad acompañadas o no, niños pequeños con sus familias, o sencillamente personas que, cargadas o no con compras, tienen todo el derecho del mundo de transitar a su marcha. Sin alteraciones de ningún tipo. Los peatones no tienen por qué jugarse el pellejo cada vez que salen a la calle porque un astronauta temerario con patinete los arrolle y acaben en el hospital.

Deberían hacer una reflexión profunda sobre su actitud en relación al resto de ciudadanos.

Lo peor del caso es que la mayoría de estos patinete-usuarios anárquicos son agresivos, maleducados y aun tienes que contenerte para no acabar a mamporro limpio. Sencillamente no permitirás que un imbécil te amargue el día. Ni tiene sentido, aunque el pronto te llame al calor del momento a incurrir en realización arbitraria del propio derecho.

Cuando los usuarios de patinete eléctrico son los afectados por un accidente cuyo motivo ha sido su circulación desordenada

También deberían pensar en las consecuencias psicológicas que supone el trastorno de matar a alguien o dejarle malherido. Aunque sea por accidente y sin tener la culpa, el/la chófer del vehículo sólido que les ha atropellado, en la mayoría de casos acaba precisando una terapia de apoyo.  Algunos conductores pueden desarrollar fobia a conducir y no volver a coger un coche jamás. Por tanto hay una afectación colateral perjudicial a terceros. Las consecuencias de una circulación incorrecta van más allá.

Circular adecuadamente por la vía pública es un deber de todos los ciudadanos. Sin excepción.

Las autoridades deberían estudiar las repercusiones de este controvertido medio, exigir una licencia/certificación más exigente y ser más severas. Endurecer las sanciones. Palma tiene carril bici. El problema no es el decreto, es muy claro en su letra. El mayor conflicto en cuanto a la seguridad lo ocasiona el gran número de usuarios que hace un uso discrecional de este medio.

El derecho al uso del patinete eléctrico, en detrimento de quienes circulan correctamente, va por detrás del derecho a la seguridad por parte del resto. Lo avala la casuística de alterados diarios y accidentes.

A quienes respetan las normas, muchas gracias.

Tony.

Ver el BOIB 13/6/2019 decreto 11318/2019 de 6 de junio sobre la regulación para la circulación de VMP (Vehículos de Movilidad Personal).

(Fuente de la imagen: inercia.com)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: