Estatuas de Anticolat. La Entrevista a Sandra Rojas De La Torre, autora del fenómeno literario, saca a relucir, desde su generoso, consecuente y sentido discurso, una inspiración muy temprana a ritmo templado.

 

Como una metódica Cheff, Sandra Rojas De la Torre, natural de Algeciras, 30 de septiembre de 1990, cuida su obra, Estatuas de Anticolat como si de un exquisito manjar se tratara. Organizando con cariño y cocinando a fuego lento, cuidando los detalles. De profesión Maestra de Educación Infantil y con especialidad en Lengua Inglesa. Tuve el placer de conocer a Sandra a instancias de la propuesta de Javier Quirce, Padre de la serie policíaca de novela negra Steinberg y Fundador del grupo de Whatssap Literatura.

Javier fue presto a señalar esta obra como una seria candidatura y un augurio a un futuro muy poderoso para Sandra.

Y la lectura que voy realizando de sus escritos así lo confirma. Mi aproximación a Una sarta de mentiras, 2a clasificación en narrativa corta, así como a su obra más potente y que acompaña al título de esta entrevista, Estatuas de Anticolat es la de reproducir con facilidad una película a partir de los intensos hechos que acontecen en el marco de acción que Sandra plantea en este magnífico y visual Thriller. Un estilo muy norteamericano y diría, el tiempo decidirá en su favor, con mucho poderío para convertirse en un bestseller. A lo largo de esta entrevista descubriremos una interesante sorpresa.

VAT-¿En qué momento y situación de esa convulsa edad que es para la juventud los 15 años surge la certeza interna de que te apasiona escribir?

Sandra– Lo cierto es que llevo escribiendo desde los nueve años, pero fue a los quince cuando me animé a iniciar un proyecto de mayor envergadura. Empecé escribiendo relatos cortos para los concursos que organizaba mi colegio, en los que siempre resultaba ganadora.

Cuando pasé al instituto seguí triunfando, y me animó aún más el hecho de que empezara a ganar certámenes literarios en mi localidad. Creo, sin duda, que fue en ese momento cuando me di cuenta que podía ampliar un poco más mis fronteras.

VAT- ¿Qué proceso sigues en una composición literaria? Visualización de un final y a partir de ese punto o clímax, retornando a crear el inicio que en desarrollo nos llevará a ese final?¿O  vas haciendo redacción natural a partir de la captación interna de esas imágenes, emociones y claves espontáneas que nos surgen a los amantes de las letras, dejándote sorprender llegando el punto de hacer el cierre?

Sandra– Nunca me gusta dejar a medias lo que empiezo, y si es un proyecto literario menos todavía. Hasta que no tengo claro el cómo empezar no me animo a darle a las teclas, aunque una vez que lo hago mi mente y mis dedos no para ni un momento quietos.

Me voy dejando llevar por la historia, y conforme se van sucediendo los acontecimientos me van viniendo nuevas ideas a las que voy dando forma en diferentes momentos, sobre todo en los cruciales.

La escritura para mí es un momento de liberación, y me encanta dejar volar mi imaginación para disfrutar yo en primer lugar, y luego esos lectores que se animan a leerme.

VAT- Si le tuvieses que asignar un porcentaje de distribución a la realización de una estructura argumental: ¿Qué proporción atribuirías a: la experiencia, el estudio social, y a la performance de esos cuatro o cinco moldes de los que parte cualquier historia?

Sandra– Debo confesar que cuando tenía quince años esos aspectos no los tenía para nada en cuenta: me limitaba a escribir y lo que salía era lo que quedaba. No obstante, quiero hacer especial puntualización a ciertos aspectos que sí tuve que tener en cuenta tanto en la primera versión de la historia como la final.

Uno de esos aspectos es el hecho de incluir a un personaje que estudiara al ser humano desde una dimensión más psicológica y social. Fue en ese momento cuando decidí que uno de los protagonistas debía ser un antropólogo o antropóloga, papel que finalmente cumple a la perfección Lucy Norton.

También tenía claro desde el primer momento que quería incluir una secta religiosa, y tuve que investigar un poco sobre rituales, formas de vida y modus operandi. 

En esta versión final sí he cuidado al máximo esos aspectos para hacer la historia lo más creíble posible, así que yo atribuiría un cincuenta por ciento a la experiencia, un treinta por cierto al estudio social, y un veinte por ciento a la performance.

VAT-¿Ficción o realismo? ¿Cuál es tu zona de manejo de las historias en que te sientes más cómoda? ¿Es de hecho la realidad una ilusión?

Sandra– Hasta el momento nunca me he atrevido con una historia basada en hechos reales, aunque el tiempo dirá si en algún momento me atrevo con alguna.

Me gustan las historias de ficción porque puedes moldearlas a tu gusto sin tener que estar cuidando todos y cada uno de los detalles de la historia. Eso no quita, por supuesto, que todo deba tener una coherencia y una cohesión para darle a la historia el sentido que uno quiere.

Pero el proceso de documentación a veces es más duro que en el de una historia real, porque tienes tantos frente abiertos que en ocasiones es complicado decidirte por un solo aspecto.

Desde muy pequeña he estado muy ligada a la ficción gracias a los libros y a los videojuegos, y me ha abierto un gran abanico de posibilidades. Todos los elementos de una historia, aunque sean ficciones, tienen su punto de realidad.

VAT-¿Cómo consigues atribuir a cada una de tus producciones literarias esa capacidad para que sean tan visuales? Estoy con Estatuas de Anticolat a un ritmo lento porque no forzar su lectura es lo que me hace disfrutar de esa dimensión visual que le has conferido a cada personaje, a cada situación. Digamos que si es una película la ves las veces que quieras, pero un libro lo pausas porque genera la sensación de: ¡Que esto no pare!

Sandra– A mí me pasa algo muy curioso cuando escribo, y es el hecho de que antes de ponerme con una escena, bien sea un diálogo o una batalla, me la imagino en mi cabeza como si estuviera pasando en una serie o película. Eso a mí me ayuda mucho a describir con la mayor exactitud posible todos los elementos de la historia y hacerlo más visual.

Como ya he comentado también, el mundo de los videojuegos me ha ayudado muchísimo en ese aspecto, ya que las producciones de estas empresas tienen un contenido completamente visual para atraer a un mayor número de público. 

Si a mí me pasara igual bienvenido sea, pero ya digo que no es mi intención porque me gusta ir poco a poco e ir viendo cómo van evolucionando las ventas y las críticas.

Y sí, un libro hay que saborearlo y disfrutarlo para sacarle todo su jugo. A mí me gusta leer cada libro al menos un par de veces para quedarme con todos los detalles que se me hayan podido escapar.

VAT- Estatuas de Anticolat. ¡El primer capítulo es espectacular! Todo el libro lo es. Precisamente consigues crear un ambiente de tensión máxima como Thomas William Simpson en The Guardian. ¿Qué investigaciones has realizado en el ámbito castrense para clavar con tal exactitud el funcionamiento de los cuerpos militares?

Sandra– Todos los que han leído Estatuas de Anticolat comentan precisamente eso: el prólogo es muy impactante y deja el listón muy alto. Quise empezar con algo que llamara la atención y dejara al lector con ganas de descubrir qué va a pasar a continuación.

El tema militar es algo que siempre me ha interesado mucho. Como buena lectora de Tom Clancy, sus descripciones y sus lecturas me han servido mucho para conocer todo el entramado que hay detrás del ejército.

De niña empecé a leer la saga “Pesadillas” de RL Stine, una serie de historias de terror para niños que me cautivó desde el primer momento. Siempre que iba a una feria del libro o una librería siempre iba flechada para la zona de terror.

Gracias a Stine tuve claro que mi género predilecto iba a ser el terror, pero no fue hasta que Stephen King y HP Lovecraft se cruzaron en mi camino cuando me di cuenta que la idea que tenía en mi cabeza podía tener forma.

Los que leáis Estatuas de Anticolat vais a notar muchas referencias a Lovecraft, ya que su mundo me cautivó de tal forma que me animé a plasmarlo de alguna forma en mi escrito.

VAT-¿Qué género de cine te resulta más vinculante para tus diseños de tramas y argumentos sofisticados?

Sandra– El género de terror ha sido para mí una fuente importante de influencia por mis preferencias y por lo que realmente quería transmitir. Hay una película que me ha marcado mucho: Shutter Island. Ese terror psicológico que se aprecia durante toda la película me gustó tanto que quise plasmarlo de alguna forma en Estatuas de Anticolat.

Es cierto que es un género que no es para todo el mundo, bien porque la gente no se atreve con el terror o porque no les interesa.

Soy de las que piensa que hay que darle una oportunidad a todo, y podéis sorprenderos con grandes películas y libros de terror que os dejarán con ganas de más. No todo es sangre o sustos: para mí el terror psicológico es primordial para crear una ambientación atractiva y llamativa.

VAT- He leído y disfrutado: «Una sarta de mentiras» La lección es categórica. Andrés Silva cometió un error grave. ¿Siguen ciertos individuos de nuestra sociedad sobrevalorando la preparación y competencia profesional como una suerte de transferencia de la conciencia propia a la de los demás, confiando hasta límites extremos la fe actitudes como la bondad o la maldad?

Sandra– Me alegra ver que has dedicado algo de tiempo a leer ese relato con el que quedé segunda en el certamen que llevó a cabo la web Narratium. Me encanta que lo hayas disfrutado.

Con este relato lo que quise transmitir principalmente es que a veces es mejor no meterse donde uno no le llamen aunque seas que moralmente no es lo correcto porque sabes que algo está ocurriendo.

Estoy segura que a todos nos ha pasado en más de una ocasión que no hemos podido evitar meternos en algún asunto aun a sabiendas de que quizá no estábamos haciendo lo correcto.

Con este relato también he querido transmitir esa dualidad entre el bien y el mal que siempre nos persigue allá donde estemos y que nos hace cuestionarnos muchas veces nuestra moralidad.

Es, además, muy interesante observar cómo a veces la formación queda relegada a un segundo plano y nos dejamos más llevar por la fe y nuestros impulsos y creencias.

VAT-¿Vamos a tener una segunda parte de Estatuas de Anticolat?

Sandra– ¡Y tercera! Poco después de terminar la primera escribí la segunda, y luego la tercera. Desde el primer momento tuve claro que iba a ser una trilogía.

Para finales de este año me gustaría sacar la segunda parte. Se llamará El Legado Perdido, y va a ser un poco diferente a lo que podéis encontrar en el primer libro. Se va a centrar más en la acción, y la historia va a tener un toque más realista, sin demasiados elementos paranormales y con algún que otro invitado que va a dar mucho juego en la historia.

VAT-¿Es la inspiración una cualidad entrenable o más bien es espontánea, esquiva y salvaje?

Sandra– La inspiración es algo que siempre tenemos pero que no siempre sale a flote. Me explico. Como seres humanos, nuestros sentimientos siempre están hablando por nosotros, y hay determinados momentos en los que nos encontramos más o menos inspirados en función de nuestro estado de ánimo.

Es curioso que algunas personas se inspiran más cuando tienen alguna situación personal complicada o que les preocupa.

A mí me pasa todo lo contrario: cuando más relajada y tranquila me siento, más fluyen mis ideas.

Sin embargo, cuando me siento más presionada o llevo una mala racha es cuando más apetece escribir… Ya digo que el tema de la inspiración lo considero como algo que depende de las circunstancias y de la persona. 

VAT-¿Cómo conociste el Grupo de Whatssap Literatura?

Sandra– Todo fue gracias a Javier Quirce. Empezamos a hablar por Facebook de literatura, y llegó un momento en el que salió el tema de un grupo de Whatssap donde había muchos escritores y amantes de la literatura.

No dudé ni un momento en acceder porque me encanta debatir, charlar y compartir opiniones con personas que también les apasiona la literatura.

VAT-Has conocido diferentes modelos editoriales. ¿Qué destacas de Atlantis?

Sandra– Atlantis es una editorial que da la oportunidad a los autores noveles para abrirse paso en este complicado mercado editorial.

Tienen su propio equipo de maquetación, corrección y portadistas que procuran dejar tu libro lo mejor posible y siempre a tu gusto.

Ellos, además, se cargan de costear todo el proceso, y es un alivio porque es cierto que hay personas que no pueden costearse todo lo que conlleva la publicación de un libro.

Y por supuesto está el tema de la distribución y la publicidad. Ellos se comprometen a que si vendes un número determinado de ejemplares (asequible para cualquier escritor), te lo distribuyen en lugares como Amazon, Casa del Libro o el Corte Inglés.

Además, el libro está bajo demanda en cualquier librería, lo cual también es una ayuda para esos comercios que con las crisis lo están pasando fatal.

VAT-¿Qué pensaste cuando te dijeron que publicaban Estatuas de Anticolat? Según me comentaste, lo escribiste primero por el gusto de hacerlo y que te planteaste posteriormente su publicación.

Sandra– Fue todo tan rápido que no me dio tiempo a asimilarlo. Como bien dices, escribí esta obra para divertirme, para dar rienda suelta a mi imaginación.

Cuando nos confinaron decidí darle una oportunidad y darle un buen lavado de cara para hacerlo a mi medida, ya que desde que lo terminé con quince años no lo retoqué ni lo miré.

Pasé varios meses horas y horas delante del ordenador hasta que terminé de corregirlo, o más bien reformarlo: añadí capítulos nuevos, escenas nuevas, conversaciones, modifiqué capítulos enteros… Un auténtico lavado de cara.

Fue entonces cuando me animé a probar suerte en el mundo editorial. Envié el manuscrito a unas quince editoriales aún a sabiendas de que posiblemente recibiría una respuesta negativa, o directamente, ni una respuesta.

Pero cual fue mi sorpresa que a los cuatro días (sí, cuatro días), mientras estaba en clase, recibí un Whatssapp y un correo electrónico de Ediciones Atlantis para publicar mi novela. Me puse muy nerviosa, no sabía cómo reaccionar, y los niños parecieron notarlo porque se pusieron más revolucionados.

Recuerdo entrar en el correo para leer la carta de recomendación que adjuntaron porque no me lo creía; fue alucinante.

VAT-¿Es posible decir: voy a escribir una obra top y hacerlo, o todo escritor/a debe enfriar un poco, recuperar la  humildad y volver a empezar? Dicho de otro modo ¿Es posible que una obra sea natural si pesa sobre ella una sobrecarga emocional a modo de expectativa?

Sandra– Lo importante, al menos para mí, es tomártelo como un momento de relax, como diversión. Tiene que gustarte a ti, y tienes que sentirte muy cómodo con lo que haces, porque eso luego se refleja en las buenas opiniones y las críticas que recibes.

VAT- Cuando escribí Estatuas de Anticolat lo último en lo que pensaba era en comercializarlo, y eso me ha ayudado mucho a pulirlo hasta el último detalle y dejarlo a mi gusto.

Sandra– Siempre me he considerado una persona humilde y no voy a cambiarlo: tengo muy claro quién soy y no voy a cambiar. Si el libro tiene éxito pues para mí será una victoria, pero si no, tampoco me preocupa: sé lo que me costado llegar hasta aquí y seguiré peleando para ir mejorando.

VAT-¿Podemos decir ahora más que nunca que la situación actual con la Pandemia nos ha devuelto la humildad y el reescalonamiento de prioridades que nos estaba faltando?¿O es que sencillamente nos  estamos reprimiendo y a poco que levanten el pie de las restricciones volveremos con más furia a los malos hábitos?

Sandra– Creo que depende de la persona, pero en mi caso me ha servido para darme cuenta de la importancia de la familia y los amigos. Pude estar con mi familia en esos momentos porque me pilló trabajando cerca, pero estuve tres meses separada de mi pareja y de mis amigos, y a veces resultaba un poco frustrante poder verlos sólo a través de una pantalla de ordenador o del teléfono móvil.

El problema es que parecemos que esta situación a algunos no les importa demasiado, y cada vez que levantan las restricciones nos volvemos locos, como si nunca hubiéramos hecho las actividades que solíamos hacer o como si pensáramos que se va a acabar el mundo.

Es cierto que a muchas personas les ha servido para valorar cosas más circunstanciales y humanas, pero hay otro sector que se ha vuelto más egoísta y que aprovecha la mínima para saltarse las normas y hacer lo que quieren.

VAT- El tema del teletrabajo, como docente, ha transformado nuestra experiencia vivencial del enclave de enseñanza-aprendizaje y hemos visto, tras la exposición al largo confinamiento que la educación es una cosa y la enseñanza algo condicionado a cómo se atendió la demanda educativa en el seno de las familias. ¿Cómo mejora o empeora esos enclaves de aprendizaje el teletrabajo, ahora que ya se ha implantado como solución de continuidad escuela-hogar y con esa realidad, la extensión horaria del profesorado a un territorio crítico como son los espacios familiares?

Sandra– Aquí hay que diferenciar claramente dos ámbitos: el educativo y el familiar. A favor debo decir que esta situación nos ha pillado a todos por sorpresa y nos ha superado. Y no porque no sepamos manejarnos por Internet o hacer uso de determinadas aplicaciones: el problema ha estado en la incertidumbre que nos ha generado toda esta situación porque nos ha pillado de lleno, sin estar preparados.

El curso pasado me tocó estar en un centro de difícil desempeño: muchos niños no tenían padres o estaban en casa de acogidas, otros estaban en la cárcel o directamente ni se preocupaban de ellos… Para mí fue una experiencia de la que no pude sacar provecho porque eran alumnos que no tenían los medios suficientes para teletrabajar.

Nosotros, por otra parte, no recibíamos instrucciones claras por parte de la administración, y fueron unos momentos de mucha incertidumbre porque no teníamos muy claro cómo evaluar.

A mí me ha servido para darme cuenta de que, aunque tenemos conocimientos básicos de informática, nos falta mucha formación, y sobre todo a las familias, que fueron los que más sufrieron con esta situación.

Para mí sin duda lo que más costó es pasar horas y horas frente al ordenador o el teléfono pendiente de las reuniones o de las actividades que mandaban los niños. Creo que hemos aprendido mucho de esta situación, pero el cansancio al que nos vimos sometidos fue extremo.

VAT-¿Tiempo de marcar tendencias fuertes y definir, o de sacrificar diferencias para unirnos?

Sandra– Soy de las que piensa que si algo funciona es mejor no cambiarlo, aunque hay veces que hay que hacer ciertos sacrificios para hacer que todo vaya como uno quiere.

VAT-¿Cuáles son tus rutinas o rituales antes de sentarte ante el ordenador?

Sandra- Cuando menos suelo escribir es por las mañanas dada mi profesión, así que aprovecho la tarde y la noche para sentarme delante del ordenador para darle forma a esas ideas que pasan por mi cabeza.

Antes solía escuchar música mientras escribía, y lo cierto es que me di cuenta al cabo del tiempo de que era algo que me retrasaba y que me hacía cometer muchos errores. La música que escucho, además, no contribuye a que me concentre: me encanta el heavy metal, hardcore o metal alternativo, y me pasaba más tiempo cantando que prestando atención a lo que escribía.

VAT-¿Cómo definirías tu web?

Sandra– Lo de la página web fue una idea que surgió casi desde el momento en el que supe que iba a publicar Estatuas de Anticolat. Tengo la suerte de que mi pareja domina muy bien el tema de los dominios webs, creación de contenidos y diseños.

Yo sólo tuve que darle la idea de cómo la quería y ahí está el resultado. Al principio usé la web para hacer la preventa de mi libro: los interesados rellenaban un formulario con sus datos personales y yo iba haciendo una lista inicial con los compradores.

Pero cuando terminó el proceso decidí darle un toque más visual donde el visitante pudiera conocer un poco mejor la obra (sinopsis, booktrailer) y, por supuesto, a la mente que ha estado detrás de todo. 

Quiero seguir innovándome, y es muy posible que siga añadiendo más cosas para hacerla más atractiva. Podéis verla en sandrarojas.es

Deseo comentar también que tengo otra página web donde hago reseñas literarias de libros de autores conocidos y, sobre todo, de los que están empezando, y también doy consejos para los que tienen dudas o están empezando. Podéis echar un vistazo en queleerhoy.com

VAT- ¿E-book o papel?

Sandra- Soy una gran defensora del papel.

Esa sensación de ir pasando las páginas, el olor a nuevo… Es única.

Pero hay que ser realistas: vivimos en una sociedad en la que el mercado es cada vez más competitivo, y la crisis está golpeando muy fuerte al sector de la cultura: música, cine, teatro, literatura…

Y eso, además, se está traduciendo en que nos estamos digitalizando a un ritmo cada vez más vertiginoso y que, a mí al menos, me da un poco de pánico: todos los días salen televisores nuevos, móviles, ordenadores…

¿Y en qué está repercutiendo eso en la literatura? En que el lector está tendiendo cada vez más a la lectura en dispositivos electrónicos por comodidad y porque los precios que se ofrecen son algo más económicos.

No sé si os ha pasado vosotros, pero a veces llega un momento en el que no tienes estanterías suficientes para poner todos los libros que has comprado.

VAT- ¿Son los sueños, el terreno de lo onírico un reflejo leal de nuestras fuerzas y debilidades o es una mezcolanza mental de la que es difícil extraer un argumento sólido?

Sandra– Pienso que todo escritor bebe siempre de dos fuentes principales: nuestra experiencia y nuestras ideas de lo que consideramos que sería el libro perfecto.

A todos nos pasa que cuando tenemos nuestro libro delante pensamos que es el mejor del mundo. Eso es muy bonito, sí. ¿Y qué hay más allá?

Hablando con muchos escritores al respecto he llegado a la conclusión de que primero bebemos mucho de nuestra experiencia.

En mi caso, por ejemplo, ha sido de lecturas de grandes autores del género de terror como Lovecraft o King, y del mundo de los videojuegos, al que llevo muy ligada desde que era una niña.

Y todo eso nos lleva a crear un mundo que consideramos que es el que puede funcionar y con el que más cómodos nos sentimos. Es ahí cuando explotamos todas sus posibilidades y le damos la forma que consideramos es la óptima.

VAT-¿Tienes algún amigo/a que haya escrito algo que digas: ¡Wow! No entiendo como no se lo han publicado?

Sandra– Desde que publiqué mi primer libro he tenido la suerte de ir poco a poco metiéndome en este magnífico mundo literario y conocer gente maravillosa con unas ideas increíbles y que merecen ser leídas casi con los ojos cerrados.

Por suerte, todos los escritores que conozco tienen algo publicado, bien sea a través de una editorial o de una auto-publicación, y no puedo estar más orgullosa de ellos: el que ha escrito un libro sabe perfectamente todo lo que hay detrás del proceso y el empeño y el corazón que se le pone de principio a fin.

Desde aquí os animo a que le deis una oportunidad a los autores auto-publicados, porque encontraréis magníficas historias que os harán devorar libros uno tras otro.

VAT- ¿Tres valores estrella que debe tener todo aquel/aquella que se llame amiga/o de Sandra?

Sandra- Sinceridad, honestidad y humildad.

Tengo la suerte de haber sido educada por unos padres magníficos y que me han recordado en todo momento que siempre debo tener los pies en el suelo e ir poco a poco.

Mis amigos por suerte siempre me tienen en muy alta estima, y siempre están ahí cuando los necesito.

VAT-Una vez se puso en marcha la posibilidad de realizar booktrailers esto ya no tiene fin, ¿Verdad?¿Ha generado nuevos lectores, o ha contribuido a reforzar la lealtad de los que siempre hemos leído con un efecto mágico?

Sandra– Con todo el tema del Covid-19 los autores nos hemos visto obligados a innovar para intentar hacer llegar nuestra obra a un mayor número de lectores. Una de esas formas es a través de booktrailers, una forma de hacer tu libro no sólo más atractivo, sino más visual y cinematográfico.

Yo decidí hacerlo porque estaba buscando una forma de dar más visibilidad a mi obra. Lo cierto es que creo que no ha funcionado del todo mal: yo quedé muy contenta con el trabajo final, y al público le encantó y le dejó con ganas de sumergirse en la obra.

Pero también hay que tener cuidado, ya que se debe intentar no contar demasiado para dejar al lector con ganas de más, pero también hay que saber elegir frases, clips e imágenes que enganchen al público desde el primer momento.

VAT- Tu peor día.

Sandra– Sin duda hay dos días que me marcaron, y mucho: el primero fue la muerte de mi abuela materna, con la que mantenía una relación excelente y que me ayudó económicamente a poder terminar mi carrera de magisterio.

El otro fue cuando nos enteramos que mi padre tenía cáncer. Suerte que todo fue muy rápido y en menos de un mes estaba operado y dispuesto a empezar el tratamiento. Lamentablemente, ha vuelto a recaer, y estamos esperando una nueva operación. Sólo espero que todo vaya bien.

VAT- Tu mejor día.

Sandra– Sería muy difícil quedarme con uno, pero hay sin duda tres que permanecerán para siempre en mi memoria: el día que vi a mi equipo favorito de baloncesto de la NBA jugando en Madrid, el día que me llamaron por primera vez para trabajar como maestra, y cómo no… ¡El día que presenté Estatuas de Anticolat!

VAT-Todo el ánimo para vosotras/os, Sandra. Quedamos pendientes y desde aquí nuestro apoyo.

¿Aquello que no estás dispuesta a ceder?

Sandra– Los que leáis Estatuas de Anticolat podéis pensar que mis creencias religiosas son un tanto peculiares, pero nada más lejos de la realidad. Eso sí, si el día de mañana decido casarme tengo muy claro que sería una ceremonia civil.

VAT-Algo que aunque resultara difícil, compartirías.

Sandra– Lo que es de uno es único e intransferible, pero es cierto que a mí me gusta compartir casi todas las cosas que escribo por distintos foros como Lektu, Wattpad, Inkspired o Fanfiction.

VAT- Caza sin justicia. En grandes líneas. ¿Cuál es su argumento?

Sandra– Caza sin justicia es un relato con el que participé en un certamen de la revista argentina Términus en Twitter. La idea llevaba ya un tiempo rondando en mi cabeza, y fue ver el concurso y lo tuve clarísimo.

Está ambientado en la Europa Medieval, en una ciudad del Este de Europa, cuando la Peste Negra pegó con fuerza en nuestro continente, y todos sus habitantes lo sufrieron en sus carnes.

La historia se centra en el ayudante del sacerdote, que guiado por las creencias de la época de la caza de brujas, vudú y magia negra, da un aviso sobre un posible caso que acaba torturándolo y martirizándolo hasta el punto que empieza a dudar sobre lo que es real o imaginario.

VAT-¿Cuál es el primer pensamiento y emoción que te asalta cuando te notifican que has ganado el certamen? Había iniciado un día complicado. De repente….

Sandra– Lo cierto es que tardé un rato en verlo porque estaba secándome el pelo y ayudando con algunas cosas en la casa.

Lo primero que fui fue un correo electrónico con el asunto del concurso. Fue en ese momento cuando empecé a ponerme nerviosa, y cuando leí el contenido ya no tuve ningún tipo de duda: había resultado una de las cinco elegidas para salir publicada en su web y en su revista.

Lo curioso es que cada día sacaban a un ganador en Twitter, y mis esperanzas se iban esfumando cada vez más, sobre todo porque cada vez quedaban menos posibilidades.

Y la última bala, que era en la que menos confiaba, resultó ser la buena.

Es increíble haber sido elegida de entre tantos relatos que seguro tenían muchísima calidad.

VALORACIÓN DE LA ENTREVISTA.

Si me da lastimica  🙂 acabar de leer Estatuas de Anticolat…ya sabemos que es 1/3, ahora quedo más tranquilo. Me confieso un apasionado de las novelas que puedes visualizar automáticamente al paso que la lees y proponen ese ritmo de acción tan cinematográfico que se viven con enorme intensidad. Así que, ahora ya desvelada la sorpresa, nada menos que una trilogía, ya quedamos esperando qué depara la segunda parte. Un trabajo a buen seguro muy cuidado en todos sus extremos y con una propuesta potente en la sucesión de los acontecimientos. Todo nuestro apoyo desde viviraltiempo.com y por supuesto, gratamente emplazados a esa continuidad.

¡Por muchos y prolíficos años de literatura de calidad!

Desde aquí insto a productores, directores cinematográficos y gestores a tener esta propuesta muy en consideración, de cara a sus posibles.  Si una ventaja nos proporcionan las TIC y estos tiempos es que cualquier persona con una buena historia que contar y buenos principios puede tener su oportunidad. Se han producido series relacionadas con escuelas e institutos de enseñanza. Esta, la de Sandra, Estatuas de Anticolat, es una muy digna candidata a ganar un espacio en las pantallas.

Un fuerte abrazo para ti y para los tuyos, especialmente en un momento tan marcado por la prioridad de la cercanía entre nuestros seres queridos. ¡Hay futuro en Anticolat! Pocas veces las estatuas tuvieron tanto movimiento.

Tony & Co.

 

SECCIÓN DE EXTRAS.

¿Aún no tienes en tus manos Estatuas de Anticolat?

 

Visita la web de Sandra Rojas de la Torre: www.sandrarojas.es. Contacta con Sandra y descubre otras novedades sobre Estatuas de Anticolat.

 

Lee el micro-relato ganador de Sandra: Caza sin justicia

Lee el relato de Sandra Rojas premiado en Narratium: «Sarta de mentiras».

 

¿Aún no has visto el Booktrailer de Estatuas de Anticolat?

 

Entrevista a Sandra Rojas De La Torre. Autora de Estatuas de Anticolat.
Sandra Rojas De la Torre, Nuestra entrevistada de hoy en viviraltiempo.com/Perfiles, mostrando con orgullo un ejemplar de la primera entrega de su opera prima: Estatuas de Anticolat el día de su presentación. Hoy una trilogía anunciada.

 

¡Sigue a Sandra en Facebook!

 

 

EFECTOS DE MERCHANDISING Y DISEÑOS DE ESTATUAS DE ANTICOLAT.

sandrarojas.es. Página principal
Página de inicio de la web de Sandra rojas, autora de la electrizante trama de ficción: Estatuas de Anticolat

Sigue las reseñas de Sandra en queleerhoy.com

 

¡Si te gustan las entrevistas, te invito a nuestra sección de perfiles!

 

Por Tony Socias

Escritor, blogger, docente, fundador del magazine viviraltiempo.com, espacio dedicado a la reflexión sobre actualidad que incluye Planifyland, espacio dedicado a la organización y metodología para la eficiencia. Promotor de Poker&Ciencia (Pokershooters) y asesor Tipster en apuestas deportivas.

Deja un comentario